domingo, 9 de diciembre de 2018

CONCIERTO_POTATO_SÁBADO 29 DE DICIEMBRE


CONCIERTO_POTATO_SÁBADO 29 DE DICIEMBRE- Inicio de su gira 35 aniversario

22H15 apertura de puertas para socios, 22h30 apertura puertas público, 23h15 Concierto







¡PO-TA-TO, POTATO TODO EL RATO!


 Este es el cántico más escuchado entre canción y canción en un concierto de Potato. Y es que el público expresa todo lo que siente con esa frase: Fiesta, ánimo, baile, y que esto dure… ¡todo el rato!
EN 2.018 seguirá el “TODO EL RATO TOUR” para llevar sus temas míticos y nuevas canciones por todo el Estado

 Treinta y cinco años en los que Potato sigue fiel a su estilo ska-reggae, que a tantas generaciones ha hecho bailar con clásicos como „Miguelin el casero‟, „Rula‟, „Puro derroche‟, „¡Sube!‟, ‟Pegamento‟ o „La clase obrera‟, entre otra





GRAN RECORRIDO

hasta convertirse en la autodenominada “Punky Party Reggae banda”. La buena música y el desparpajo nunca han estado tan de la mano Muchos componentes han pasado por la banda, aumentando las ideas y originalidad. Pero siempre se ha mantenido al frente el cantante Pako Pko, el pekao Original.
Pocos grupos en activo pueden presumir de una historia tan completa como la de Potato. Desde sus inicios en aquella Nochevieja de 1984 han actuado en más de 900 conciertos y cuentan con 10 discos a sus espaldas
Pioneros del estilo ska-reggae en el estado ha sabido seguir innovando en la música negra.







lunes, 26 de noviembre de 2018

CONCIERTO RODRIGO CUEVAS_SÁBADO 8 DE DICIEMBRE 2018


CONCIERTO RODRIGO CUEVAS_SÁBADO 08 DE DICIEMBRE 2018

22H15 apertura de puertas para socios, 22h30 apertura puertas público, 23h15 Concierto
Rodrigo Cuevas, Oviedo 1985, es un artista total.
Total porque su estrella brilla populista y por entre los arrabales de la contracultura, total porque su autenticidad desenmascara a cualquier tipo de impostura.
¿Que cómo se puede conquistar a la vecina del quinto mientras que se enamora al hipster, se eclipsa al parado de larga duración y se angeliza a la draq queen? ¿Qué cómo es posible conectar con el último madreñero y con la moza que iba para punk? Pues porque estas cosas no atienden a razón, porque estas son las cosas del querer.

Rodrigo Cuevas es cantante, compositor, acordeonista y percusionista. Difícil hallar equivalente cuando sus intereses artísticos apuntan a ramo de flores de colores.
Decíamos que es un artista total que cuenta con formación musical académica: grado medio de piano y estudios de tuba en el Conservatorio de Oviedo además de tres años de Sonología en Barcelona.
Rodrigo Cuevas nos propone una revisión folk bien humorada y cableada a la raigambre con un discurso incasto, lúcido y sexy que nos hace romper las lindes de la corrección.
Rodrigo Cuevas nos hace reír con su desparpajo de insolente candidez porque, de tan real, pareciese alucinado.
Decimos que lo suyo, que su música, es synth folk, es tonada glam y es cabaret underprao. Y decimos bien porque hay mucho de sincretismo musical en su abanico de sabores, de afluentes, de resonancias y de querencias.
Es muy cierto que el folk asturiano, y en general la música asturiana, necesitaba de un revulsivo como este. Y es que hacía siglos que no se hablaba tanto de tonada ni de madreñas, de si sí, o de si también.
En 2017, presenta su nuevo espectáculo, EL MUNDO POR MONTERA, un show cuyo estreno acontecerá en el Teatro de La Laboral de Gijón el 4 de marzo, y que mantendrá las constantes fundamentales que conforman su personal propuesta – esa que abarca el humor, el etnoglamur, el erotismo, la diversidad musical más heterodoxa, la puesta en escena intransferible-, junto con un repertorio totalmente renovado, un vestuario de nueva creación y un salto de titán en cuanto a la factura profesional.


Y claro que seguirá solazando a miles de personas de toda edad, sexo y condición en sus próximos recitales oficiando para toda la flora y para toda la fauna, para  la gente de bien y para el lumpen proletariado.

Ha nacido una estrella, ya saben: figura inclonable, rigurosa, honesta y popular.
Que no se extinga su luz.



domingo, 4 de noviembre de 2018

CONCIERTO 24 DE NOVIEMBRE_ERIC GALES



CRÓNICA CONCIERTO ERIC GALES

Gales es un guitarrista de Tenesse más que reconocido en el ambiente bluesero, con un halo de niño prodigio y una imparable carrera a sus espaldas repleta de grandes hitos: discos publicados, giras, colaboraciones, tributos, y gran admiración entre sus colegas.
En estos tiempos en los que ya todo se sabe hay poco lugar para lo inesperado, la información nos llega por todos lados, a veces hasta sin buscarla. Por eso noches como las vividas con la presencia de Eric Gales se disfrutan más si cabe desde la sorpresa. Llegué a Valles en el desconocimiento absoluto. No había escuchado nada en días precedentes, solo había oído algunos comentarios. Un tipo del que Carlos Santana dice: “es absolutamente increíble” o Joe Bonamassa “es uno de los mejores, si no el mejor guitarrista del mundo" necesariamente tiene que despertar interés. Y así fue. La noche del 24 de noviembre Valles recibía a este fenómeno de las seis cuerdas con el aforo completo en la sede.
Con la sala expectante y un cierto retraso debido a pequeños inconvenientes técnicos en el escenario, empezó el concierto. Yo esperaba encontrarme a un virtuoso del blues, brillante pero ortodoxo: sus doce compases, sus tres acordes, sus solos, y vuelta a empezar…, pero Gales es más que un guitarrista de blues.  Lo que hace es un blues deconstruído, como Ferrán Adriá con la tortilla de patata: todos los ingredientes están ahí, pero combinados y presentados de manera distinta y nueva. Con una técnica brutal, fuera de duda -y eso que toca la guitarra al revés-, en Eric Gales destaca sobre todo su gusto, su personalidad y su creatividad a la hora de encarar el blues, con fuertes cambios de ritmo, acordes imposibles, subidas y bajadas, improvisaciones súbitas, saltos de escala. No me sonaba a jazz, pero tampoco a blues, ni a rock. Era todo ello junto y diferente. También canta, y bien, aunque se lució poco en eso, estaba concentrado en la guitarra. A su alrededor, una base rítmica de nivel, bajo y batería muy potentes, y una percusionista que hacía coros y llevaba también algún sampler grabado pero que apenas se hizo notar, parecía no tener su noche.
En el repertorio, mezcla efervescente en la que se alternaban baladas con temas más energéticos, a veces toques más rock, otras con un punto jazzero, psicodelia…siempre sorprendentes en estructura e interpretación. La mayoría eran composiciones del propio Gales, aunque sonaron algunas covers -verdaderas versiones, no reproducciones, tan reinterpretadas que a veces hasta costaba reconocerlas, recuerdo un tema de Blue Oyster Cult y otro de Hendrix, Little Wing-. Tras una hora de concierto, guitarrista y percusionista se retiraron unos minutos al camerino quedando en el escenario batería y bajista, ofreciendo ambos una demostración de maestría rítmica y técnica que recibió grandes ovaciones por parte del público. Ya tras el retorno de los músicos, con el cuarteto en el escenario dio paso el fin del concierto. Gales se despidió con un mix de homenaje a grandes de la música como Beethoven, Hendrix, Led Zeppelin, ACDC…todo muy a su manera.
No parecía el músico muy contento y acabó rápido. Quedamos todos un rato pidiendo algún tema más, pero cuando vimos al bajista enrollando los cables supimos la batalla perdida. No bises, no kisses.
Tras la apabullante actuación, opiniones muy variadas: que si era un monstruo, que si el concierto del año, que si tocaba raro, que si era tan bueno que aburría…mil interpretaciones sobre una misma realidad, y así tiene que ser. En mi opinión, Eric Gales es uno de los músicos más singulares y fascinantes que ha pasado por Valles en todos estos años.

Conchi Gálvez




HEMEROTECA DE LOS CONCIERTOS Y ACTIVIDADES

DONDE ESTAMOS


ESCENARIO DE LA SEDE SOCIAL