lunes, 27 de noviembre de 2017

ASH GRUNWALD 9 DICIEMBRE 2017

SÁBADO 9 de diciembre 23:15
Llegó Ash Grunwald a Valles como una verdadera leyenda viva del blues australiano. Un artista consolidado y respetado en su país, con nueve discos ya en su haber y críticas buenísimas sobre sus directos en los que encandila a público y crítica. La intensa gira española le está moviendo este mes por todo el país a un ritmo vertiginoso, sin que el cansancio reste un ápice de amabilidad y simpatía a este tipo apacible y bienencarado. Presentó en Valles su último disco en formato power trío de guitarra, bajo y batería con un show nonstop de auténtico groove bluesero.
Muy fiel al espíritu áspero y profundo del blues más original, su personal estilo es un homenaje a la música negra y espiritual, en las que une su voz espesa y rugosa a una guitarra persuasiva y contundente, que absorbe también las influencias del rock y el hardblues de las últimas décadas. Grundwald conectó enseguida con el público, de manera natural, contagiando también a sus músicos que supieron aportar la base rítmica precisa para hacer brillar las melodías de guitarra y dobro del australiano. El repertorio combinó momentos intimistas, melodías elaboradas y algo hipnóticas en la guitarra, explícitas en la voz y con los aires densos y primitivos del delta, con otras más potentes y bailonas, en las que daba paso al blues más eléctrico y contemporáneo. Una genuina explosión de ritmo y sentimiento en el escenario, en el que se fueron encadenando temas que el público fue acompañando con total entrega, coreando las versiones y el ‘Hammer’ de su último disco, un verdadero himno de liberación que se compartió a pie de escenario y en la terraza.
El público en valles respondió como siempre al blues y el calor hacia los músicos fue efusivo y auténtico, en un ambiente propicio para el disfrute. No obstante, y como suele ocurrir, algunos loros antimusicales había entre los presentes, dando por saco a los de al lado con su cháchara continua y sus carcajadas fuera de lugar. Iros pa’l chigre ya, pesaos. Es una batalla parece que inevitablemente perdida, tendremos que llamar a Superlópez.
Fuera de estas incomodidades, el concierto fue un éxito: el público estaba entusiasmado y los artistas se encontraron también cómodos y disfrutaron de la noche. Ese es el espíritu con el que se creó la asociación Bocanegra y que intentamos mantener en Valles diez años después, mientras la llama siga viva. Nos vemos por allí arriba.

Conchi Gálvez.

0 comentarios:

HEMEROTECA DE LOS CONCIERTOS Y ACTIVIDADES

DONDE ESTAMOS


ESCENARIO DE LA SEDE SOCIAL