martes, 27 de octubre de 2015

CEDRIC BURNSIDE PROJET 14/11/2015

Sábado 14 de noviembre 23:00 
CEDRIC BURNSIDE PROJET.
Espectacular acogida del público en Valles al proyecto del batería criado en Mississipi Cedric Burnside, que presentando el disco ‘Descentans of Hill Coutry’ en su  primera gira española, supo ganarse la admiración y el aplauso continuado  de los allí presentes en sus más de dos horas de concierto. Solo dos músicos llenaban el escenario, el citado y huracanado Burnside a la batería, y el guitarrista Trenton Ayers -un formato muy habitual en estos últimos tiempos de giras austeras-, pero consiguieron mantener en vilo y bien apretadinos a los más de doscientos asistentes al concierto, que a pesar del sofocón no se despegaron en toda la noche del escenario, contagiados por la energía y el ritmo envolvente de los artistas.
Sorprendió un inicio del concierto inesperado, en el que el músico, guitarra en mano interpretó  en solitario varios temas de country blues. Un  intencionado homenaje a su abuelo, R.L Burnside, pionero del delta blues eléctrico que supo transmitir la ardiente semilla a muchos de sus numerosos descedientes. Demostró Burnside en esta insospechada faceta buen dominio del ritmo y la melodía en la guitarra,  acompañado por una voz nervuda y oscura, pero muy caliente, que ya despertó los primeros aullidos del público.
Sentarse después a la batería y empezar a dar caña de la buena a los tambores fue todo uno. El repertorio estuvo lleno de temas maduros y  palpitantes, mezcla del blues más profundo y rural con toques funk y de R&Blues, que impresionaron a los allí presentes, llenando la sala de energía y color. Con una sonrisa permanente, finura y una soltura de esas que hacen parecer sencillo lo virtuoso, demostró un dominio del instrumento y un ritmo congénito que le han hecho merecedor de varios títulos de los  Memphis Blues Awards  como ‘mejor batería de blues del mundo’, etiqueta de presentación que supo defender con brillantez a lo largo de todo el concierto.
Ante un público cada vez más jubiloso, la combinación de Burnside en los platos, incansable y en ebullición y un Trenton Ayers a la guitarra, discreto pero indispensable, y perfectamente empastado con su compañero, consiguieron transmitir le esencia más genuina y profunda del blues de Mississipi, envuelto todo en un aire muy contemporáneo y eléctrico. No hubo momento para el descanso, fueron cayendo temas en un creciente y explosiva corriente de energía que parecía no tener fin. Tras más de dos intensas horas se despidieron con un par de bises muy aplaudidos, incluyendo un ‘Voodo Child’ que Ayers se animó a cantar y puntear al estilo Hendrix.
Terminaron con abrazos, fotos y firmas de discos para muchísimos fans que se acercaron a saludar tras el concierto. Buen remate para una noche bien guapa y repleta de gente, que abarrotó sala y terraza de la sede de principio a fin, y la que le costó marchar pa casa.

Conchi Gálvez





1 comentarios:

Anónimo dijo...

Una crónica que trasmite con veracidad lo que se vivió en la Asociación Bocanegra esa noche. Ánimo a la gente que hace posible que una vez al mes nos traslademos a cualquiera de las mejores salas de conciertos de cualquier gran ciudad de nuestro país. Gracias.

HEMEROTECA DE LOS CONCIERTOS Y ACTIVIDADES

DONDE ESTAMOS


ESCENARIO DE LA SEDE SOCIAL