lunes, 20 de junio de 2016

The SOUL JACKET sábado 16/Julio /2016

La banda viguesa ‘The Soul Jacket’, una de las propuestas más interesantes en el panorama nacional actual, ofreció en Valles un concierto brillante en contenido y ejecución. 15 años lleva el grupo  apostando por un estilo muy personal,  que ha ido madurando después de tres discos, mucha carretera y cientos de escenarios, en los que se mueven con complacencia y una serenidad muy seductora. Una banda de la que solo se escuchan cosas buenas, y que teníamos ganas de ver en directo. Llegaban los gallegos de Béjar, donde habían tocado la noche anterior en el  festival de blues, parte de una gira de verano en la que están presentado su último trabajo, el muy recomendable ‘Black Cotton Limited’, doble álbum homenaje a los sonidos sureños de los que son fieles devotos.
Sonaron los primeros acordes sobre las 23.30 de una noche muy agradable en temperatura y en aforo, la sala cómodamente ambientada y sin grandes agobios. Comenzó la banda con un tema instrumental de aires santaneros, demostrando ya tanto la personalidad individual como la buena aleación de sus miembros: Jann Zerega al bajo, Guillermo Gagliardi y Jorge Mizer a las guitarras, Xabier Vieitez a las teclas y Mauro Comesaña a la batería. Empezaba el segundo tema cuando un repentino apagón nos dejó out durante unos minutos, en los que el batera animó el cotarro dando ritmo sin parar con el aplauso del público, que estaba ya con la miel en los labios. Arreglado el problema, pudo subir ya al escenario Toño López, vocalista y frontman del grupo, un prodigio de voz y energía sobre las tablas, que transmite honestidad y pasión a partes iguales. La comparación con Joe Cocker es inevitable pues en el timbre y la modulación, en la rotura de la voz y en la entrega nos lo recordó muchas veces. 
El repertorio, una exquisitez. Muchos medios tiempos tranquilos pero repletos de refinamiento. La voz de Toño arrastraba con su profundidad en la melodía y la complicidad con el público, pero todo eran sutilezas en la banda, y se nos iban los ojos siguiendo de repente una línea de bajo, un juego de acordes en las guitarras, unos redobles inesperados en la batería o unas arreglos en los teclados. Temas muy trabajados, y muy compactos en su ejecución, que fusionan y hacen propio el rock más clásico con el soul, los toques funkys y esos finales progresivos y apabullantes en los que una pierde la noción de espacio y de tiempo y se va sumergiendo en una espiral cósmica.
Los temas sonaron redondos. Las guitarras se complementaban a la perfección, más limpia la Strato de Gagliardi frente a la áspera  e incisiva SG de Jorge Mizer. Los teclados acompañando siempre con unos detalles preciosistas, y todo ello unido a los coros de todos ellos, y las panderetas y maracas con los que el vocalista reforzaba la rica percusión de Comesaña. Temas más intensos también los hubo, como ‘People’ un demoledor tema con toques souleros y funkys, ‘Where is my money,’ una pregunta sin respuesta que habla de la corrupción y el latrocinio al que nos vemos expuestos, con juegos de guitarras, y un final arrebatador.  Se nos pasó el concierto volando, y se pidió un bis con ‘otres tres’ que los gallegos cumplieron a rajatabla.
Gran noche y gran concierto de una banda a la que seguiremos con interés. Nosotros  de momento ya nos fuimos a casa con el Black Cotton y lo estamos saboreando con deleite.

Conchi Gálvez


0 comentarios:

HEMEROTECA DE LOS CONCIERTOS Y ACTIVIDADES

DONDE ESTAMOS


ESCENARIO DE LA SEDE SOCIAL