lunes, 9 de abril de 2018

LOS BENGALA - LOS WALLAS _Sábado 05 mayo 2018

Divertida noche de garaje y punk rock Valles, con don bandas nacionales punteras en estos crudos y vibrantes estilos: Los Wallas, llegados de la mismita Malasaña y los Bengala, desde Zaragoza. Abrieron la noche los primeros, después de varias peripecias con los medios de transporte que casi les cuestan el bolo. Los Wallas son una banda de garaje con personalidad y estilo propio; temas apasionados y una puesta en escena revoltosa y estimulante, a la que no es posible resistirse, y cierta ‘desastrez’ en su proceder te hacen quererlos desde el minuto dos. Tocaron en formato cuarteto: -Carlos Wallas, bajo, y Juan Wallas, guitarra y vocalista, como socios fundadores de la banda-, el guitarra solista Víctor y una baterista recién llegada a la banda, ejecutando su segunda fecha wallasiana-
Los madrileños son una banda de directo, sudan y disfrutan en el escenario y hacen sudar al público con un repertorio decididamente efectivo, mezcla de los sonidos más británicos y sesenteros con la aspereza del garaje y el surf americanos que trasmite una gamberra alegría de vivir. Como si de una clase de instituto se tratara el, vivaracho maestro Juan iba midiendo la atención y la aplicación de sus alumnos en el aula, desgranando un repertorio sin tiempo para el aburrimiento. ‘A mi me cuesta más que a ti’ lleno de evocadoras atmósferas, ‘La camisa’ con sus coros y estilo animado, o ‘Demasiada presión’, esencialmente rockero, junto algunos temas surferos en los que la guitarra solista de Victor mostraba su purismo. Algún lapsus en la batería hizo perder el ritmo un poco en alguna ocasión, pero todo se retomaba y los temas iban saliendo adelante con oficio. También se marcaron alguna versión guapa -ahora no me acuerdo cual-. El público bailó y animó a la banda contagiándose de su espíritu travieso, desmelenados porque el aforo lo permitía y no chocaban con el de al lado. Terminó la banda con mucho éxito y un par de bises muy aplaudidos.  
Una muy entretenida actuación que dio paso a la pareja de la noche, ‘Los Bengala’. Organicos, rítmicos, acelerados y arrolladores en su ejecución, los de Zaragoza pasaron por Valles como si no se hubiesen bajado todavía del AVE. Lanzaron sin parar desde el escenario rock crudo y frenético, energía a raudales y estribillos pegadizos, todo aliñado con un candor juvenil que nos volvió a todos un poco guajes. Los Bengala llenaron el escenario y lo rebosaron; en su caso dos son multitud. La sintonía y el acomodo entre ambos era total, guitarra y batería llevando al alimón unas bases rítmica y melódica insospechadas, que reforzaban con el juego de voces -y alaridos- bien armonizados. El producto no tiene engaño: música urgente, arrolladora en su ejecución, destinada a saltar y pasarlo bien. Los tambores endiablados agotaron al pobre Borja, que tuvo que parar un ratín a descansar para que no le diera un mal. Algunos temas que ya son himnos como ‘Jodidamente loco’, ‘No hay amor sin dolor’ o ‘Siento ardor’ se corearon y celebraron a rabiar entre el público, pero en general de principio a fin nos sentimos arrebatados (yo por lo menos). 
En fin, un concierto para mi de los más divertidos que hemos tenido en Valles en los últimos tiempos, y que no me importaría repetir. Mientras tanto, nos vemos en Vallles.

Conchi Gálvez

0 comentarios:

HEMEROTECA DE LOS CONCIERTOS Y ACTIVIDADES

DONDE ESTAMOS


ESCENARIO DE LA SEDE SOCIAL