viernes, 1 de marzo de 2013

ELDORADO y FULL MOON RIDERS 09/03/2013


“Dices que se desborda tu loco corazón y que grita en tu sangre la más loca pasión; deja que clarinee la fiera voluptuosa”. Paul Verlaine
Otra noche de pasión la del sábado en Valles,  que unió a los inquietos peregrinos atentos a la llamada de la telúrica sede piloñesa. En esta ocasión la cita era doble,  y con el rock más genuino y poderoso. Abrió el concierto la banda Full Moon Riders, integrada por miembros procedentes de distintos concejos del oriente asturiano y viejos amigos ya de nuestra asociación, donde actuaban por tercera vez.  La banda presentó los  temas de su primera maqueta, ‘Seven Bullets for the Devil’, un rock en la que se perciben las referencias a Black Sabbath, Motörhead o The Doors, algunos de sus grupos favoritos. El cuarteto demostró desde el primer momento que iba en serio, encadenando con eléctrico vigor series  de cuatro ó tres temas en donde las introducciones, finales e improvisaciones iban sonando sin pausa en una endiablada espiral de sonidos rotundos  y enérgicos.  ‘Weekend nights’, ‘Full Moon Nigths’, ‘So Sweet’ y ‘Heaven Dies’ fueron los temas de inicio, al que seguiría el bloque de ‘Bad Name’, ‘The Shine’, ‘Drug me, Baby’ y un mix versionero homenaje a ZZ Top con ‘Just Got Paid’, ‘Tube Snake Boogie’ y ‘La Grange’.   Bajo y batería siempre en su sitio daban protagonismo a la guitarra, con versátiles riffs y llamativas improvisaciones. Los más que palpables  matices morrisonianos del vocalista pudieron apreciarse de nuevo en la versión de ‘Road House Blues’ de The Doors. ‘Riding the Monster’, ‘Hot Lily’ o ‘Dogface’ fueron la tríada de despedida de un grupo con gran singularidad en la escena asturiana, al  que deseamos mucha suerte.
Tras una pausa técnica para el cambio de instrumentos, aprovechada por cada quién para sus asuntillos, subieron al escenario ‘Eldorado’, bajo la  creciente expectación del público que poco a poco iba llenando la sala. Este cuarteto madrileño tiene una consolidada trayectoria profesional, y tres discos en el mercado, el último de los cuales, ‘Paranormal Radio’ fue grabado en Toronto. Han  recibido importantes premios internacionales, como el IMA ( Independiente Music Awards) en Estados Unidos, país en el que realizaron una exitosa gira por 7 estados en 2012. En Valles cerraban su larga gira española  ‘Paranormal Tour’, preparados ya para viajar de nuevo fuera de nuestras fronteras, en esta ocasión por diferentes países europeos: Francia, Alemanda, Holanda, Suiza y Gran Bretaña.
La banda presenta un sonido poderoso y honesto, que ha sido catalogado como de ‘Nuevo Vintage rock’. Herederos devotos de las grandes bandas de rock de los sesenta, Deep Purple, Led Zeppelin, The Beatles o King Crimson, su esencia se manifiesta a lo largo de todo el  repertorio. Abrieron con ‘Hey Saturno’ y ‘Juegos de medianoche’, donde ya mostraron sus cartas: una sesión rítmica poderosa como un mar de fondo y perfectamente sincronizada, y  elegantes y poderosos riffs de guitarra arropando la épica voz de Jesús Trujillo. De inmediato conectaron con el público.  La elegancia a las seis cuerdas de Andrés Duende destacaba en sus inteligentes riffs, alejados del virtuosismo adolescente pero repletos de buen gusto, sabiduría y dominio guitarrero. Mientras tanto, el indómito vocalista, que alternaba letras en español e inglés, desataba  su poderosa garganta acompañándose en ocasiones de los teclados, pandereta o maracas. Precisamente ‘Nuestra sombra’ se abrió con una espacial introducción de los teclados, que me recordó al estilo  de Zawinul en  Weather Report , continuando con la zeppeliana ‘Caída Libre’. ‘Somebody to love’, de Jefferson Airplane, fue la primera de las versiones presentadas, a las que seguirían una endurecida versión de ‘Helter Skelter’, el salvaje tema de ‘The Beatles’, o el soulero ‘ I don’t need no doctor’, grabado originalmente por Ray Charles y versionado por infinidad de grupos, entre ellos ‘Humble Pie’. Los músicos estaban cómodos y se divertían en el escenario, transmitiendo su calor a un público ya entregado, que respondía con palmas, aullidos y pitos a las piruetas de la banda. ‘Atlántico’, un temazo en plan tranqui de lo más clásico dio paso a ‘Another Bright Sunday’, donde la deliberada ausencia de pedales y efectos  del guitarrista no fue  impedimento para mostrar sutiles juegos con el slide,  creando sugerentes y psicodélicos momentos.   Hay que destacar la impresionantemente descoyuntante pegada del batería, Javi Planelles, todo un fenómeno, que se marcó un explosivo solo en ‘Space Mambo’. Tras hora y media de concierto, el cantante anunciaba ya el final, pero todavía quedaban por sonar ‘Paranormal Circus’, ‘Reactor’ y ‘Las casa de las 7 chimeneas’, la presentación de la banda y el lucimiento del refinado bajista César Sánchez , con la peña encantada  y yo a punto de desmayarme de la emoción y del pedazo de resaca que llevaba encima.
En definitiva, otra gran noche la vivida este sábado en Valles. Son bandas como las de ayer  las que sacan partido del perfecto sonido del que disfrutamos en Valles gracias al mago de la técnica  Jorge Álvarez-Nava.  Sabe arañar al límite las posibilidades de cada instrumento, permitiéndonos  apreciar hasta el último de los detalles y matices de los artistas, que en este caso fueron incontables. Abrazos a nuestros  nuevos y encantadores amigos, sumados ya a la gran familia Bocanegra que tantas satisfacciones nos ha dado.
Conchi Gálvez.

ELDORADO 09/03/2013
Fotos Nacho Sariego
Se subirán más en breve

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Que bien acostumbrados, gracias por seguir trabajando al nivel de grandes producciones, lo unico que las diferencia, vosotros.
Buena cronica

Anónimo dijo...

Pero que pasa en esta Asociación.Que teneis una fabrica de facer cronistas.
Felicidades a todos por el trabajo que haceis.Gracias por hacernos disfrutar de esas noches de música en directo.

HEMEROTECA DE LOS CONCIERTOS Y ACTIVIDADES

DONDE ESTAMOS


ESCENARIO DE LA SEDE SOCIAL